top of page
  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube

Sid Martinez Inostroza

Actualizado: 1 sept 2023

Mi nombre es Sid Martínez, tengo 21 años, soy dibujante, dibujante aficionado. No tengo ningún estudio formal que acredite lo que hago, pero desde que tengo conciencia, el dibujo es lo que más me gusta hacer.



Conocí el dibujo y la ilustración cuando me vinculé más cercanamente con mi papá. Él y mi familia paterna, me presentaron el arte, el cómic, el manga, los dibujos animados.

Recuerdo cuando nos instalamos con mi papá y mi tío a ver monitos y series. Los veía siempre haciendo un millón de dibujos, sin parar, luego los juntaban y hacían animaciones. Estábamos tardes enteras en eso. Dibujaban principalmente caricaturas antiguas de Hanna-Barbera, como Los Picapiedra, Los Supersónicos; o animes antiguos como Mazinger Z y cosas así. Esas fueron mis primeras referencias. Me gustaban. En esa casa siempre había muchas películas, series y cómics.


Ya en la adolescencia vuelvo a encontrarme con el dibujo, pero motivado principalmente por mi mamá. Tenía como 14 o 15 años. Ella se daba cuenta de que esto me hacía feliz. Ahí fue distinto, porque comencé a interiorizarme más en técnicas. Tuve mis primeras croqueras y lápices adecuados. Comencé a buscar información de nuevas formas, autores y así. Se me abrió un mundo. En ese momento, me instalaba a dibujar las series que veía como Robotech, Hora de aventuras, también dibujaba anime como Naruto.


Yo estudié en el Colegio Carolina Llona, al lado del Templo. Ahí siempre me destaqué en el ramo de Artes, pintura y dibujo. Recuerdo que la profe siempre me potencio y me felicitaba, pero aparte de ella y su ramo, nada más. Tampoco había talleres extraprogramáticos donde uno pudiera explotar sus talentos. Eso es algo que hoy, por suerte, sí existe. Hay espacios para desarrollarse, donde aprender, hay escuelas artísticas, talleres en la Muni. En el mismo internet uno hoy puede encontrar buenos cursos.



En la enseñanza media, fue muy intermitente mi relación con el dibujo, tenía momentos de mucha desmotivación y otras en que quería dibujarlo todo. Creo que, quizás, le daba mucha atención a las opiniones del resto, además siempre fui de personalidad retraída. No me atrevía a mostrar mis trabajos. A veces, incluso, queme algunos dibujos para que nadie los viera. Yo creo que era por timidez e inseguridad principalmente.


Pienso que comencé a tener más seguridad en mí y en mi trabajo, cuando me aburrí de copiar a otros y encontré mi propio sello. Me acuerdo perfectamente de ese momento. Llevaba libretas y cuadernos a todos lados, a cualquier parte y comenzaba a dibujar todo lo que veía, los paisajes, las personas, a mis amigos, a mi familia. Así logré soltar mi mano, imaginar más y definir un poco más mi propio estilo. Eso sí, siempre me inspiro en otros autores. En algún momento cree una historia corta, formato cómic, basado en vivencias de adolescencias en comunas marginales, eran historias cotidianas básicamente. No está completamente terminado, pero si tengo todo desarrollado y listo los bosquejos; solo falta dejarlo en limpio.


Me gusta hablar de lo que ocurre en la periferia de la ciudad, eso me parece super interesante. Contar todas las dificultades o todo lo que puede pasar en un trayecto en micro desde Maipú al Centro de Santiago, en casi dos horas de viaje pueden pasar un millón de cosas, las personas de un paradero a otro es muy diferente, muy diversa. Hasta el clima puede cambiar solo en un viaje.




Conoce un poco más sobre el creativo:



24 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page