top of page
  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube

Javier Rodríguez Palma

Actualizado: 1 sept 2023

Soy Javier Rodriguez, tengo 34 años, me defino como artista escénico y artista plástico. Habitante de Maipú desde el verano del año 2000. Entrando a la enseñanza media, llegamos con mi familia a vivir al Barrio Las Rosas.



Inicie mi carrera profesional el año 2011, cuando comencé a ser remunerado como artista. Fue en el Teatro de la Católica, participando en la obra “El Rey Lear” un montaje de la Compañía de Teatro la Luciérnaga, dirigida por Pete Brooks, que conmemoraba los 50 años de actuación de Hugo Medina. Ahí tuve la oportunidad de conocer a varios artistas como Arnaldo Berríos, Begoña Basauri, Erto Pantoja, Mariela Fernández, Matías Stevens, Marcela Solervicens, Cristián Núñez, Pablo Tellier, entre otros.


Mi primer vínculo con el Arte, fue gracias a mi abuela. Su nombre era Ana María Parada. Ella hacía teatro, en los años 60´s, en toda la corriente del Teatro Religioso. Ella participó en una obra que se llamaba “Honrarás a tu Madre”, incluso aún tengo ese texto guardado. Mi abuela siempre me incentivó y me acerco al Teatro, me decía que cuidara mi voz, que era mi herramienta de trabajo. Por eso siempre, desde niño, hablaba muy fuerte. Eso lógicamente no le gustaba a mis profesores en el colegio, pero esa característica en el teatro, se transformó en una gran virtud.



Tuve un recorrido en lo escénico muy experimental y amateur. Partí en el colegio, en 8vo básico, tomando los Talleres de Teatro y de Danza que se realizaban. Participé en talleres en Balmaceda 2015, con el profesor de Danza Andrés Maulén, otro con Nelson Avilés y varios años de cursos y talleres de Documental. Luego de eso, me di cuenta de que lo que a mí más me gustaba era el Teatro, así que el año 2005 me inscribí en el Teatro Municipal de Maipú. Tenía 16 años. Tome talleres y luego ingrese a la Compañía de Teatro. En ese mismo periodo comencé a incursionar en la Dramaturgia, escribí “Aunque no lo recuerdes” texto que fue dirigido por la Actriz y Bailarina, Lorena Gazmuri, con quien hasta el día de hoy trabajo como productor en uno de sus espectáculos.


Nunca deje de tomar cursos y talleres, de teatro, teatro corporal, voz, etc. Fui parte de procesos creativos maravillosos. Así es que ahí decidí ingresar a la Universidad Academia de Humanismo Cristiano a estudiar Teatro. No alcance a durar un año ahí, y congelé. En ese entonces era super inmaduro, yo solo quería actuar; no dimensioné lo importante que es la formación académica y para un actor. Me arrepiento de eso, la verdad.

Paralelo a eso yo trabajaba haciendo Teatro y también Circo, con los de la Compañía Cuatro Sociales. También experimenté trabajando en micros, cantaba folclor y recitaba poemas. Tenía una ruta y todo. Esa fue una experiencia rara, pero me permitió vivir.


Siempre he sido super inquieto, pero en algún momento tenía que detenerme y ordenarme; así es que en la búsqueda de encontrar calma y ejercitarme, comencé a hacer Yoga. Ahí retomé el camino del teatro y me inscribí en el portal Telon.cl, comencé a participar de casting para proyectos audiovisuales, para productoras reconocidas igual, comerciales televisivos, compañías de teatro, etc. Ese fue un súper acierto, hice varias redes de contacto, se me abrieron un montón de puertas. Ahí no paré más.

Participé en producciones de Fábula, de Chilevisión y TVN, también trabajé en la compañía de teatro Híbrido, conocidos por su lenguaje multimedia, poco abordado en ese entonces en Chile. También formé parte de las compañías de Teatro “Bifo Teatro”, “República Independiente” y más tarde con “Magic One” con quienes viaje por varios lugares del país.



Además de las artes escénicas, siempre tuve interés y habilidad en las artes visuales, y en algún momento, en mi constante búsqueda de nuevos desafíos, llegue al Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) donde presente 2 exposiciones. Recuerdo que ese mismo año (2012) asesinaron a Daniel Zamudio, así que el movimiento estuvo muy visible y activo.


Nuevamente, surge la necesidad de estudiar Artes de manera un poco más formal y justo ese año se crea lo que hoy es el ESAM en Maipú (Escuela Superior de las Artes). Ingresó al área de Teatro, con profesores como Alejandro Castillo, Paulina Urrutia y Alexei Vergara. Ese fue un espacio muy importante, porque me entregó muchas herramientas que hasta el día de hoy aplico. Asistía a clases de lunes a sábados. Estuve en total 2 años ahí.

En la necesidad de saber gestionar mis proyectos y buscar financiamiento, me decido a entrar a estudiar Relaciones Públicas a la Universidad. Esto me ha ayudado mucho a entender muchas cosas y aprender, sobre todo de gestión cultural, de cómo administrar los recursos. Es super importante la formación profesional.


En la actualidad sigo escribiendo y postulando mis textos a distintos concursos, me dedico a trabajar como paciente simulado en la Universidad de los Andes, realizo clases de Teatro en un Colegio de Maipú, a estudiantes muy talentosos y creativos. Trato de transmitirles siempre la importancia de saber de historia del arte, de los inicios y que el teatro es un vehículo social, por eso requiere de mucha constancia, estudio y experimentación.



Conoce un poco más sobre el creativo:


33 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page